viernes 30/10/20
Festival Cine Sevilla

Retrospectiva: ¿qué es lo mejor que hemos podido ver en el Festival de cine de Sevilla?

cartel_cabecera_noticia_0

 

El Festival de Cine de Sevilla terminó y nos ha dejado algunas películas para no perderse. Con un marcado carácter social en muchas de ellas, todas son joyas imprescindibles para cualquier aficionado al cine que se precie o para aquel que quiera explorar un poco más en el cine europeo.

De repente, el paraíso

Un hombre sale de Palestina y resulta que acaba encontrándosela en todos lados, desde París hasta Nueva York. Dicho así, parece simple, ¿no? Pues eso pretende precisamente esta película, alcanzar una simpleza que permita explicar más claramente la condición palestina.

‘De repente el paraíso’ es una película que hace reflexionar desde una comedia muy minimalista, aunque llega a tener momentos bastante duros o crudos. Toda esa mezcla logra mostrar todas esas contradicciones de la vida que, si se ven en perspectiva, llegan a ser cómicas e incluso ridículas.

Elia Suleiman (director y protagonista) consigue una película que llega a tocar de cerca temas muy delicados sin ser escandalosa. Mostrándonos hechos muy cotidianos nos hace pensar, pero como eso suele costarnos a todos, lo viste con risas para que se haga más llevadero. Todo un paraíso, de repente.

 

 

Gloria mundi

Sic transit gloria mundi decían los romanos y de eso trata esta película que se presenta como una crítica al capitalismo despiadado. Daniel acaba de salir de la cárcel y su nieta acaba de nacer, dicho así todo parecen buenas noticias, pero en un mundo donde se lucha contra la precariedad y el desempleo la cosa cambia.

Con la clase obrera siempre de su parte, Guédiguian consigue mostrar la parte más amarga de nuestra sociedad en un film que pone de relieve lo verdaderamente importante, la solidaridad de los individuos porque cuando no nos quede nada, siempre quedaremos nosotros, los mismos. Sin moverse de Marsella, el director francés logra un largometraje que conecta con el espectador de tal manera que le lanza a la cara realidades no muy cómodas, haciendo que sea capaz de asumirlas como lo que son, dramas contra los que todos deberíamos aportar nuestra parte. Gloria mundi.

 

 

 

La famosa invasión de los osos en Sicilia

Maravillosa película de animación que aprovecha la inocencia de los “dibujitos” para contar una historia con un fondo político y social que llega a tocar muchas problemáticas actuales.

Estos ositos invasores surgen de la combinación extraordinaria de la novela gráfica del también extraordinario autor italiano Lorenzo Mattotti y el genio de Dino Buzzati. Usando como excusa la búsqueda del hijo perdido del Rey Oso, la historia que nos muestra es una parábola que habla sobre la colonización, la apropiación cultural y el uso despótico del poder. Una pequeña joya que viene a romper esos prejuicios de la edad adulta que nos dicen que los dibujos son para los niños.

 

Martin Eden

No podía faltar la ganadora del festival, un largometraje que se mueve entre un nihilismo rabioso y un vitalismo puro en forma de historia de amor.

Esta adaptación de la novela autobiográfica de Jack London es un reflejo de la lucha de clases y, además, un homenaje a Nápoles. En una historia tan potente como vibrante, un joven buscavidas que se dedica a ser marinero socorre un día a un muchacho burgués sin saber cómo eso le va a cambiar la vida. A raíz de este evento Martin Eden conoce a Elena y un mundo lleno de riqueza y cultura; por el amor de la joven se instruirá para llegar a lo más alto de la literatura y merecer así su amor. Otro poeta buscando su Arcadia.

 

Blow it to bits

En palabras de su director, el mítico Lech Kowalski: “una mezcla de blues y rock&roll, ese es el secreto de una rebelión exitosa”.

El bueno de Lech se metió, cámara en mano, a grabar lo que estaba a punto de suceder en una fábrica de automóviles en Francia. “Cuando llegué con mi cámara a la fábrica de automóviles GM&S, amenazada de cierre, sentí que algo excepcional estaba a punto de pasar”, decía Kowalski. Y así fue, cientos de trabajadores cabreados por sus condiciones de trabajo se lanzaron en protestas con letras y música escritas y compuestas por ellos mismos para luchar por ellos mismos. Esta película, a modo de documental, nos muestra la importancia de la unión entre los trabajadores y la solidaridad con los colegas de profesión, valores encarnados en los trabajadores de la fábrica en cuestión, pero extensivos a cualquier otro oficio, por lo que esta película seguro que remueve las conciencias de muchos.

Retrospectiva: ¿qué es lo mejor que hemos podido ver en el Festival de cine de Sevilla?
Comentarios